“En prever está el arte de salvar” (José Martí).

Los trastornos del tendón | TENDINOPATIAS Y DEPORTE

Las tendinopatías representan un 30% de los diagnósticos en consultas sobre problemas musculoesqueléticos (1).

Los trastornos del tendón son muy comunes en el deporte. La actividad física determina mucho estrés y fuerza en la parte tendinosa de la unidad musculo-tendón, aumentando el riesgo de lesión del tendón.

Alrededor de un 50% de las lesiones relacionadas con el deporte son a causa de condiciones de sobreuso y la mayoría de estas implican el tendón (2).

El manguito rotador, la cabeza larga del bíceps, los extensores y flexores de muñeca, los aductores, el tendón del tibial posterior, el tendón rotuliano y el tendón de Aquiles son las localizaciones anatómicas más frecuentes (3).

Aunque cualquier zona anatómica puede verse afectada dependiendo del tipo de deporte que se practique:

El tendón de Aquiles se ve afectado en un 30% de todos los corredores, la tendinopatía rotuliana es común en el volleyball (14%), en el handball (13%), en el básquet (12%) y en los jugadores de futbol un 2,5%. Deportes como el tenis y el baseball aumentan 4 veces el riesgo de sufrir tendinopatía de hombro antes de los 45 años (3).

Aparte del deporte, hay otros factores de riesgo relacionados en desarrollar tendinopatías, como la edad y el sexo. Hay evidencia que la edad influye, los adolescentes parecen verse menos afectados en comparación con los adultos (4).

Incluso la exposición ocupacional, especialmente esa caracterizada por movimientos altamente repetitivos y una mala ergonomía en el lugar de trabajo, pueden predisponer a riesgo de tendinopatía.  En este caso, la tendinopatía implica casi exclusivamente la extremidad superior, la más común es la epicondilitis. Por lo tanto, obviamente, el tipo de trabajo influye en la prevalencia de contraer una tendinopatía (5).

 

¿QUÉ ES UN TENDÓN?

Los tendones son “puentes mecanicos”: fuertes estructuras fibrosas de un color perlado que conectan el musculo al hueso y tienen la función principal de transformar la fuerza generada por la contracción muscular en movimiento. Además, son capaces de absorber fuerzas externas con el fin de limitar las sobrecargas y actuar como dispositivos de almacenamiento temporal de energía. Los tendones son también de gran importancia gracias a sus propiedades propioceptivas (6).

TENDINOPATÍAS

El término “tendinoptía” describe una condición caracterizada por dolor, hinchazón y limitación funcional del tendón y estructuras anatómicas contiguas.

Pero la mayoría de patologías de tendón son a causa del sobreuso tanto en el lugar de trabajo como en el deporte. Histológicamente en este tipo de condiciones de sobreuso, alrededor y dentro del tendón, es raro encontrar un proceso inflamatorio. Es más, el término “tendinitis” no está adaptado para describir esta condición. Se ha demostrado que no hay un proceso inflamatorio en la base de las tendinopatías, sino solo en las primeras etapas de la patología (primeras tres semanas desde el inicio). De hecho, en la mayoría de los casos, se detectan fenómenos degenerativos envés de inflamatorios, y por lo tanto, el uso de corticoides  o antiinflamatorios es inefectivo (7).

TRATAMIENTO

Ejercicio regular y bien estructurado tiene un efecto positivo en el tejido tendinoso, fortaleciéndolo a través de la producción de nuevas fibras de colágeno. Pero el ejercicio es una arma de doble filo, si bien el ejercicio es la pieza clave del proceso de rehabilitación en las tendinopatías, una sobrecarga podría determinar efectos negativos sobre los tendones. De hecho, cuando estos son sobrecargados y sujetos a estiramientos repetitivos, empieza un proceso de degeneración en sus fibras de colágeno (8).

IMPORTANTE POR LO TANTO QUE EL EJERCICIO DE REHABILITACIÓN SEA PAUTADO Y PROGRESIVO.

Se proponen numerosas opciones de tratamiento para pacientes con tendinopatías: Las más usadas son las terapias con fármacos, fisioterapia y ejercicio terapéutico.

El tratamiento con fármacos en tendinopatías es complicado. Anatómicamente, estas estructuras sufren una reducida vascularización, por lo tanto, la disponibilidad de fármaco en el tejido objetivo es baja (9).

Irrefutablemente, el pilar fundamental en el tratamiento de las tendinopatias está representado por el ejercicio terapéutico. Se han investigado y propuesto varios protocolos de ejercicio terapéutico. Los ejercicios terapéuticos con alongamiento de músculo durante la contracción han tenido un mayor rol en el tratamiento de las tendinopatías. En efecto, parece que es muy efectivo, especialmente en pacientes con tendinopatía del tendón de Aquiles y tendón rotuliano. Estos ejercicios se ha demostrado que promueven enlaces en las fibras de colágeno y facilitan la remodelación y reorganización del tendón (10).

En resumen, las propiedades mecánicas del ejercicio físico tienen la capacidad de promover la reorganización y cura de las fibras del tendón (9).

 

PAUTAS PARA EJERCICIO TERAPÉUTICO EN TENDINOPATÍAS

Un programa de rehabilitación que tenga por objetivo aumentar la tolerancia del tendón a la carga debe, obviamente, incluir ejercicios de fuerza, pero también debe incluir ejercicios de velocidad y ejercicios que aumenten la capacidad de almacenar y liberar energía. Ejercicios simples y prácticos diseñados para incorporar carga progresiva al tendón: mediante trabajo isométrico, fuerza, fuerza funcional, velocidad y ejercicios pliométricos que aumenten la capacidad de almacenar y liberar energía del tendón (11).

La literatura sobre la rehabilitación de la tendinopatía sugiere que el tratamiento más importante es la carga apropiada (11).

Por lo tanto, disminuir el nivel de actividad y empezar haciendo ejercicios isométricos del tendón lesionado sería la primera pauta para una buena rehabilitación y recuperación de este tendón, juntamente con sesiones de fisioterapia para poder seguir una pauta de ejercicios con la carga adecuada en cada paciente y tratamiento de las estructuras adyacentes a este tendón.

Aquí os dejamos un artículo muy interesante para saber más sobre la gestión de cargas en tendinopatias

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Andarawis-Puri N., Flatow E.L., Soslowsky L.J. Tendon Basic Science: Development, Repair, Regeneration, and Healing. J. Orthop. Res. 2015;33:780.
  2. Maffulli N., Wong J., Almekinders L.C. Types and Epidemiology of Tendinopathy. Clin. Sports Med. 2003;22:675–692.
  3. Ackermann P.W., Renström P. Tendinopathy in Sport. Sports Health. 2012;4:193–201.
  4. Albers I.S., Zwerver J., Diercks R.L., Dekker J.H., Van den Akker-Scheek I. Incidence and prevalence of lower extremity tendinopathy in a Dutch general practice population: A cross sectional study. BMC Musculoskelet Disord. 2016;17:16.
  5. Hopkins C., Fu S.-C., Chua E., Hu X., Rolf C., Mattila V.M., Qin L., Yung P.S.-H., Chan K.-M. Critical Review on the Socio-Economic Impact of Tendinopathy. Asia-Pac. J. Sport. Med. Arthrosc. Rehabil. Technol. 2016;4:9–20.
  6. Thorpe C.T., Screen H.R.C. Tendon Structure and Composition. Adv. Exp. Med. Biol. 2016;920:3–10.
  7. Maffulli N., Wong J., Almekinders L.C. Types and Epidemiology of Tendinopathy. Clin. Sports Med. 2003;22:675–692.
  8. Ros S.J., Muljadi P.M., Flatow E.L., Andarawis-Puri N. Multiscale mechanisms of tendon fatigue damage progression and severity are strain and cycle dependent. J. Biomech. 2019;85:148–156.
  9. Loiacono C, Palermi S, Massa B, et al. Tendinopathy: Pathophysiology, Therapeutic Options, and Role of Nutraceutics. A Narrative Literature Review. Medicina (Kaunas). 2019;55(8):447. Published 2019 Aug 7.
  10. Frizziero A., Oliva F., Maffulli N. Tendinopatie: Stato Dell Arte e Prospettive.Pacini Editore Medicina; Pisa, Italy: 2011.
  11. Mascaró, A., Àngel Cos, M., Morral, A., Roig, A., Purdam, C., and Cook, J. Load management in tendinopathy: clinical progression for Achilles and patellar tendinopathy. (2018)Apunts. Med. Esport. 2018; 53: 19–27.

 

Artículo escrito por la fisioterapeuta, Lidia Masferrer.